Inicio Sociedades Gastronómicas

Noticias

La entomofagia, la alimentación a base de insectos, es de las más nutritivas

Alrededor de estos pequeños seres terrestres ha cuajado un audaz menú

El rechazo a los insectívoros es más bien una cuestión de prejuicios culturales y costumbres disímiles, pero es real la repugnancia de muchos.

Negros txipirones, angulas como gusanitos, arrabas, callos o ancas de rana forman parte también de lo que llamamos "cocina".

Las patas de saltamontes y las termitas contienen muchas proteínas, son muy saludables, nutritivas, sabrosas: un puñadito de 12 saltamontes equivale a una txuleta de kilo. Se empiezan a comercializar en polvo, triturados y pulverizados para superar nuestro abismal asco, pues de esta manera son como semillas tostadas o como condimento.

El rechazo a los insectívoros es más bien una cuestión de prejuicios culturales y costumbres disímiles

Hormigas tostadas con sal, como si fueran cacahuetes, el exquisito gusano de bambú, la lustrosa hormiga culona para elaborar turrones, la pata de saltamontes, la termita proteica, el cuerpo de la cucaracha de agua, el escarabajo con quesito campesino o los gusanos de seda, desplegados sobre huevos de codorniz: un delicado reclamo que nos revela por qué los japoneses sienten un entusiasmo de samurai por las orugas.

Simplemente rebozados en harina y fritos, los escorpiones resultan sabrosos, con un leve recuerdo a maíz tostado.

<< volver
Patrocinan:
Casa de las Labores
Leche Gurea de Kaiku
Cafés Aitona
ICAN Navarra