Inicio Sociedades Gastronómicas

Las Sociedades

Características de la Sociedad

Elkartean sukaldea eta ardandegia izatea, bazkideek auto-zerbitzuan jardutea eta, ordaintzeko unean, bazkideak bere burua kontrolatzea

La Sociedad como espacio para la convivencia amable. Amaikak Bat, año 1978
La Sociedad como espacio para la convivencia amable. Amaikak Bat, año 1978
La característica básica y fundamental de las Sociedades Gastronómicas es ofrecer a sus asociados recreo y descanso en base a la gastronomía. Para ello el local dispone de unas instalaciones cada vez más confortables y, como piezas fundamentales, de una cocina y bodega utilizadas libremente.

La cocina y la bodega. Ambas cuidadosamente mantenidas de forma que cualquier socio pueda preparar para su cuadrilla la cena semanal. O prepararse él mismo la merienda antes de la partida de cartas. La Sociedad Gastronómica fue el primer self service del mundo. Cualquier socio podrá retirar de las baldas y armarios cuanto precise para cocinar: perolas, sartenes, cubertería y vajilla, aceite, sal, latas de conserva, la sidra y toda clase de vinos y licores. Lógicamente, los artículos perecederos - carne, pescado o verduras - los habrá adquirido previamente en el mercado. Cuidadosamente, sin prisas, irá limpiando la merluza, pelando las patatas. En la sartén, con fuego suave, se dora el ajo. Con mano experta removerá la salsa, para que espese, evitando el fácil recurso de la harina. En otro puchero hierve la sopa de pescado mientras sazona la ensalada en un cuenco. A la mesa le esperan los amigos que llegaron a la hora exacta y ahora comienzan a servirse alabando la madurez de los tomates, el punto justo de la sopa y la frescura de la merluza, piropos que el cocinero agradece aparentando una falsa modestia, y que le compensan del largo tiempo pasado ante el fogón.

a) la existencia de una cocina y bodega
b) el autoservicio de los socios
c) quien cocina lo hace de forma gratuita
d) el abono de las materias utilizadas se hace sin otro control que la conciencia del socio
Acabada la cena, y antes del mus para que no se olvide ningún detalle, el socio anotará en la lista todos aquellos productos que ha tomado de la despensa y bodega. Hará las cuentas y señalará el importe que toca pagar a cada uno de los comensales. Retirará lo que él abonó en el mercado y el resto será depositado, junto a la lista de precios y los consumos, en un buzón colocado para este fin.

En la descripción anterior quedan expuestas las características de una Sociedad gastronómica. Son estas: a) la existencia de una cocina y bodega; b) el autoservicio de los socios; c) quien cocina lo hace de forma gratuita; d) el abono de las materias utilizadas se hace sin otro control que la conciencia del socio.

La Sociedad como lugar de encuentro. Tras las «Seis horas de Euskadi», cena ofrecida a los ciclistas, entre ellos el suizo Urs Fleuler. (6-02-1998)
La Sociedad como lugar de encuentro. Tras las «Seis horas de Euskadi», cena ofrecida a los ciclistas, entre ellos el suizo Urs Fleuler. (6-02-1998)
Otra muestra de la confianza recíproca entre los socios es la llave. Cualquier socio tiene derecho a poseer la llave de la Sociedad, de forma que puede acceder a ella cuando le apetezca, sin limitación de horarios.

Como el sistema se basa en la mutua confianza, es lógico que la entrada de nuevos socios se controle rigurosamente. Deberán ser presentados por otros socios que los avalen, funcionando además el derecho de veto por el que puede impedirse la entrada de cualquier aspirante.

La mayoría de Sociedades tienen cubierto su cupo de socios. Los aspirantes forman las listas de espera. Cada Sociedad establece las normas de entrada, generalmente basadas en la fecha de solicitud. Algunas admiten socios eventuales, que lo son a todos los efectos, salvo la posesión de la llave. En otras, cuando la baja es por muerte se da preferencia al hijo del fallecido. Existen también socios honorarios, que lo son en virtud de méritos especiales con la Sociedad. La situación de los jubilados es varia, desde la exención total en el pago de sus cuotas, una reducción en las mismas o su abono total.

Los rasgos que caracterizan a nuestras Sociedades, como entes vivos que son, evolucionan a compás de la colectividad en la que están inmersas. En los últimos años han surgido sociedades gastronómicas en el seno de asociaciones profesionales y deportivas que cuentan con un número muy elevado de socios. Es el caso, por ejemplo, del Real Club de Tenis, de Ernio, del Colegio de Ingenieros Industriales, de Kursaal, de Ingenieros Técnicos y Peritos, o Cocheras, perteneciente a los empleados de la Compañía de autobuses. En ellas no es posible aplicar normas como "una llave para cada socio" ni la "libre disposición de bodega". Son también distintos los métodos empleados para reserva de plaza y abono de consumos.

Inicio de temporada. Comidad de hermandad de la Real Sociedad. Cofradía Vasca de Gastronomía. (26-08-2003)
Inicio de temporada. Comidad de hermandad de la Real Sociedad. Cofradía Vasca de Gastronomía. (26-08-2003)
Un tópico común a las Sociedades es su carácter democrático, en el sentido de que en ellas alternan cualquier tipo de personas sin distinción de clases social o profesión. En la Parte Vieja y sobre todo en épocas pasadas esto era bien cierto. Las Sociedades fundadas por la burguesía donostiarra junto al Muelle - Ollagorra, Euskal Billera, Illunpe, Aitzaki, etc - eran frecuentadas por un muestrario variadísimo de personajes: artesanos, pequeños comerciantes, arrantzales, trabajadores del puerto, abogados o médicos. Lógicamente, la práctica agrupaba a los socios, en las mesas, por afinidades y cuadrillas. Aun así, el fenómeno de la "Sociedad Popular" contribuyó de forma decisiva a la democratización de la sociedad donostiarra difuminando las barreras de clase.

Con el paso del tiempo han surgido factores que crean realidades distintas. Una es, por ejemplo, la ubicación geográfica de la Sociedad. Si el barrio es mayoritariamente obrero y de procedencia foránea - caso de algunas sociedades de Alza - , sus socios serán de estas características. En cambio, la surgida en un ensanche nuevo del Antiguo, acoge a vecinos que han podido afrontar el carísimo precio de sus viviendas.

Otra característica de la Sociedad Popular es su rechazo a la presencia de las mujeres, y es aquí donde se han producido los mayores cambios. Para conocerlos os invitamos a visitar nuestra sección 'Mujeres y Sociedades'.

<< volver
Patrocinan:
Casa de las Labores
Cafés Aitona
ICAN Navarra
Leche Gurea de Kaiku