Inicio Sociedades Gastronómicas

Noticias

Los beneficios para la salud de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea continúa ganando credenciales a través de otro estudio que muestra que una dieta en frutas y vegetales y aceite de oliva puede reducir el riesgo de un ataque de corazón

Investigadores en Canadá han estudiado el impacto de regímenes personalizados de puesta en forma y una dieta de tipo mediterránea con voluntarios con factores de riesgo pre-clínicos para enfermedades cardiovasculares.

Casi un tercio de las muertes totales (16,7 millones de personas) derivadas de diversas formas de enfermedades cardiovasculares, pueden prevenirse a través de acciones ligadas contra los factores de riesgo primario: dietas no saludables, inactividad física y tabaco.

Científicos de la University of Western (Ontario) encontraron que algunas "medidas estructurales y funcionales" del riesgo de enfermedad cardiaca pueden mejorar tras solo dos meses de dieta mediterránea y un programa de ejercicio físico.
La dieta mediterránea es generalmente definida por su riqueza en frutas y vegetales, pescado, bajo consumo en carnes y productos lácteos y con un alto ratio de ácidos grasos monoinsaturados en relación con ácidos grasos poliinsaturados.

Los investigadores señalan que mientras que un elevado número de estudios han analizado los efectos de dietas y ejercicios físicos en las enfermedades del corazón, este último estudio prescribió programas personalizados y dietas a los participantes en un ambiente familiar, no en un laboratorio u hospital.

Los científicos canadienses tomaron 38 pacientes con una presión sanguínea normal y con una edad media de 53.3 años. Encontraron que entre los participantes 22 mujeres y 16 hombres perdieron peso y mejoraron su capacidad para hacer ejercicio durante el programa. "Nos sorprendimos de comprobar tal reducción de peso con la dieta mediterránea", afirmó uno de los investigadores. La presión sanguínea no cambió significativamente. Las mediciones técnicas realizadas muestran mejoras significativas en la salud del corazón y las arterias.

La investigación reafirma las capacidades de los antioxidantes ligados a la dieta mediterránea (tomate, zanahoria, aceite de oliva...), no sólo positivos para la salud cardiovascular sino para ciertos tipos de cáncer.

La dieta mediterránea no puede ser única ya que son varios los países que la disfrutan, y por tanto cada uno de ellos aporta sus peculiaridades; pero sí hay una serie de características que son comunes a todas ellas:

  • Aceite de oliva, como nexo común.
  • Las cantidades de alimentos deben ser bajos según la relación con el ejercicio físico que se realiza.
  • Texturas firmes: pan, fritos, frutas, frutos secos, verduras y hortalizas crudas. El consumo de pasta, pan fresco, y arroz, es alto.
  • Consumo alto de alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, legumbres y hortalizas; las ensaladas son un denominador común en todos los platos, y la fruta se reserva para el postre. Las legumbres se deben tomar también con regularidad.
  • Las preparaciones son sencillas variando entre hervidos y asados.
  • Pastas y arroces se deben tomar de tres a cuatro veces por semana.
  • Escaso consumo de alimentos proteicos, como carnes rojas.
  • Se utiliza mucho el ajo y la cebolla, así como algunas especies.
  • El uso de ácidos es muy común como el vinagre, limones y naranjas.
  • Consumo moderado de vino y productos frescos en las comidas.



 

<< volver
Patrocinan:
Casa de las Labores
Leche Gurea de Kaiku
Cafés Aitona
ICAN Navarra