Inicio Sociedades Gastronómicas

Unión Artesana

Sociedad Benéfico, Cultural, Artística, Recreativa, Gastronómica "Unión Artesana"

He aquí la decana de nuestras Sociedades Populares, que antecede en treinta años a la siguiente.

Unión Artesana surgió de las cenizas de La Fraternal. Esta Sociedad, instalada en el nº 11 de la calle Puyuelo (hoy Fermín Calbetón) se definía como de "comer y cantar", aunque intervino en la organización de las fiestas de la época. Así, en 1857 organizó una corrida de toros con los mejores espadas en la Plaza de San Martín que, según cuentan las crónicas, acabó en desastre económico. Destruido el local social por un incendio, sus dispersos socios decidieron la creación de una nueva Sociedad.

Nació Unión Artesana el 14 de Mayo de 1870. Dice el acta que aquel día "los reunidos conferenciaron detenidamente al objeto de constituir una Sociedad de artesanos cuyo fin sea la distracción y recreo". Elegido presidente José María Iturrioz, su primer domicilio fue el nº 2 de la Plaza de Lasala. Es curioso señalar la categórica exclusión de las mujeres señalada en el art. 47 del reglamento: "Así mismo se prohíbe la entrada en los Salones a las señoras, aun cuando sean forasteras", que marcaría la norma para las siguientes sociedades. En aquella primera época fueron socios de Artesana ilustres donostiarras, entre ellos el músico Sarriegui.

Año 1950. La tamborrada de Unión Artesana, delante del local social
Año 1950. La tamborrada de Unión Artesana, delante del local social
En la noche del 17 de febrero de 1879 un incendio destruyó su local, integrándose sus miembros en La Amistad y La Armonía, sociedades que se habían ofrecido a acogerlos provisionalmente. A finales de aquel mismo año volvieron a su domicilio de la Plaza de Lasala, ya reconstruido.

Unión Artesana llevó una activísima vida social como promotora de los múltiples festejos organizados en el final del siglo XIX y principios del XX. Organizó su Tamborrada y los famosos Carnavales, que la prensa francesa reconoció como "mejores que los de Niza". En 1902, como protesta a la prohibición de la sokamuturra, la Tamborrada de Unión Artesana, por primera vez en treinta años, no salió a la calle.

Otras fechas señaladas en su historia son 1916, año en que se fusiona con el recién creado Ateneo "al objeto de usar conjuntamente local, mobiliario y biblioteca de la Unión Artesana", y 1918 en el que se traslada a la actual sede.

En aquellos años, Unión Artesana creó en su seno un Comité de Caridad volcándose en actividades de tipo benéfico. Esta conducta la hizo merecedora de la Medalla de la Ciudad, concedida por el Ayuntamiento en 1926. También tomó parte activa en las campañas para la restauración del Juego y de los Casinos, prohibidos desde 1923.

Durante la guerra civil, Unión Artesana quedó literalmente en cuadro. La asamblea de diciembre de 1936, tomada ya la ciudad por las tropas de Franco, no pudo celebrarse, pues de los 300 socios solo quedaban en la ciudad 85. Este dato nos da idea del sentir político mayoritario en la Sociedad. En los años posteriores, la Sociedad recupera su pulso y marca la iniciativa en muchas actividades festivas. En las décadas de 1960 y 1970 da un sesgo cultural a su quehacer y organiza concursos literarios, charlas de todo tipo, clases de música e incluso forma un Grupo de Danzas Populares Vascas. Todo ello le valió el título de "Organismo Colaborador del Servicio de Extensión Cultural" del Ministerio de Educación Nacional.

Con la recuperación de los Carnavales, Unión Artesana tomó un protagonismo en clave de humor. Recordamos aquellas soberbias parodias que hicieron a los "Bebés de la Bulla" merecedores de muchos premios. En cuanto a su Tamborrada, tan cuidada y armónica, siguió y sigue cerrando el ciclo de las fiestas patronales.

La actualidad de Unión Artesana viene marcada por su traslado a un nuevo local. El de Soraluze, 1 lo tienen arrendado en 5500 euros mensuales, cifra alta a la que responden gracias al alquiler del ambigú. Pero la normativa para locales públicos obligaba a unas obras costosísimas para dotarse de salidas de seguridad, nuevo sistema eléctrico y servicios de todo tipo. El nuevo arrendamiento, con plazo corto de reversión, hacía preferible buscar un nuevo emplazamiento y la directiva lo acabó encontrando bien cercano, en la calle Euskal Herria, 7. Aquí se trasladaron en el otoño de 2006. De los actuales 300 socios, alrededor de ochenta renunciaron, en su mayoría por la derrama de 1800 euros. Porque el nuevo local se adquirió en propiedad. Veintidós socios con más de cincuenta años de pertenencia, o mayores de 75 años, no abonan cantidad alguna. Iñaki Santesteban, el que fuera presidente hasta hace bien poco, ha liderado el proceso. El 16 de marzo de este año Jose Antonio Ibircu Murua ha asumido el cargo presidencial.

Otros nombres propios de esta querida Sociedad: Bonifacio Castro, presidente en siete períodos desde 1934 a 1974, José Luis García Loza, en época reciente, Iñaki Barrena... Ellos, y otros muchos, han conseguido hacer de Unión Artesana un espejo donde se miran las otras Sociedades.
http://www.la-artesana.net

Si crees que la información aquí mostrada no es correcta, que sobran o faltan datos, no dudes en comunicárnoslo haciendo clic aquí.

Patrocinan:
Cafés Aitona
Casa de las Labores
Leche Gurea de Kaiku
ICAN Navarra